iRiver Story, lector de libros electrónicos

iRiver Story, lector de libros electrónicosAcaba de aterrizar en España el iRiver Story, el lector de ebooks de la firma coreana. Pese a que los productos de iRiver no suelen salir de Asia, la editorial digital Luarna ha considerado oportuno iniciar su distribución en territorio nacional (como ya hicieron con el Cool-er). Se puede encargar en su propia página web, aunque en breve podremos encontrarlo en las grandes superficies habituales.

No presenta grandes diferencias con lo que más o menos se ha establecido como estándar en eReaders, aunque con algún detalle interesante. Su punto débil es la pantalla, de unas aceptables seis pulgadas pero sólo ocho niveles de gris. Para libros electrónicos puede tener un pase, pero es un inconveniente que pesa más al ser compatible con cómics almacenados en archivos ZIP. Básicamente se arriesga a perder muchos detalles de las viñetas, aunque trata de compensarlo con otras ventajas.

A su favor destaca el teclado QWERTY, muy práctico para las búsquedas o para usar su editor de texto. Otro punto fuerte es que reconoce archivos de los principales programas de Office: Word, Excel y PowerPoint, además de los citados cómics y los clásicos formatos ePub, PDF y TXT. También puede reproducir canciones en MP3, OGG o WMA para amenizar la lectura, además de permitirnos grabar notas de voz.

Todos esos archivos se transfieren mediante USB y se almacenan en su memoria interna de dos GigaBytes. Por si acaso cuenta con una ranura de expansión para tarjetas Secure Digital de hasta 32 GigaBytes. La batería aguanta la carga de unas 9000 páginas o 20 horas de música. El precio oficial de este iRiver Story es de 280 euros.

tusequipos.com
Leer más!

El libro digital es el 8% de la producción editorial

El libro digital es el 8% de la producción editorialLa ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, destacó que el libro digital representa el 8% de la producción editorial e indicó que una de cada diez editoriales españolas publica únicamente en soporte digital, mientras que una de cada cinco publica en papel y en soporte electrónico.

La responsable de Cultura anunció que su Departamento ha creado un grupo de trabajo compuesto por expertos del sector para elaborar un informe que "arrojará luz" sobre la situación. Dicho informe se hará público el próximo 14 de enero.

"Son los números de una industria cultural sólida y potente, que está preparada para absorber ese cambio, pero nadie puede predecir a ciencia cierta el ritmo de estas trasformaciones", señaló la ministra de Cultura, durante su intervención en el Pleno del Congreso en respuesta a una pregunta del diputado socialista Ángel Víctor Torres sobre la posición del Gobierno ante el futuro del libro digital.

"Por primer vez en la historia, España llega a una revolución industrial y cultural no sólo con el deseo de no quedarse atrás, sino con posibilidades de competición por la oportunidad real de estar entre quienes nos lideran".

En su intervención, la responsable de Cultura repasó las cifras del sector editorial y aseguró que mientras en 1994 se publicaron en España 220 obras, en el 2008 fueron 8.447, prácticamente una publicación cada hora.

EUROPA PRESS
Leer más!

Los ebooks son libros electrónicos

Los ebooks son libros electrónicosLa Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA), en una nota propone traducir al español el anglicismo "e-book" como "libro electrónico", "libro digital" o "ciberlibro".

Con la celebración, del 17 al 19 de noviembre, de la I Feria del Libro Electrónico en Madrid se vuelve a hablar de la entrada de las nuevas tecnologías en el sector editorial, en especial de los recientes soportes electrónicos para la lectura de publicaciones.

En inglés, se llama "e-book" a cierto tipo de obras digitales (normalmente archivos) que se consideran equivalentes a los libros de papel, y "e-book reader" o, abreviando, "e-reader" al aparato que permite su lectura.

La Fundéu BBVA ha observado que estos términos aparecen con mucha frecuencia en los medios de comunicación y que, además, suelen confundirse sus significados, por lo que recomienda usar sus correspondientes formas en español, diferenciando ambos conceptos: "e-book" es "libro electrónico", "libro digital" o "ciberlibro", mientras que "e-reader" es "lector de libros electrónicos", "lector de libros digitales" o "lector de ciberlibros".

Así, en lugar de decir, por ejemplo, "El 'e-reader' es un aparato que permite agrandar la letra a voluntad" y "El último 'e-book' de la serie es una biografía de Schubert", podría haberse dicho "El lector de ciberlibros es un aparato que permite agrandar la letra a voluntad" y "El último libro digital de la serie es una biografía de Schubert". Si lo importante es la obra y no el soporte, puede incluso hablarse de "libro", sin más.

Por lo tanto, la Fundéu BBVA, que trabaja con el asesoramiento de la Real Academia Española, recomienda que se usen las expresiones españolas "libro electrónico", "libro digital" o "ciberlibro" para referirse a la obra, y "lector de libros electrónicos", "lector de libros digitales" o "lector de ciberlibros" para referirse al aparato.

La Fundación del Español Urgente (http://www.fundeu.es/), patrocinada por la Agencia Efe y el BBVA, cuyo principal objetivo es el buen uso del español en los medios de comunicación, cuenta con la colaboración, entre otros, del Instituto Cervantes, la Fundación San Millán, las universidades Complutense de Madrid, Castilla-La Mancha y Cádiz, El Corte Inglés, Red Eléctrica, Gómez-Acebo & Pombo, Iberia, CEDRO, CELER Soluciones, Accenture, Hermes Traducciones y Linguaserve.

EFE
Leer más!

Airis Dbook EB001, otro libro electrónico

Airis Dbook EB001, otro libro electrónicoPocos son los ebooks made in Spain, aunque cada vez son más las compañías que se lanzan a crear su propio lector electrónico. La última ha sido Airis, que acaba de presentar su propio reader.

El Airis Dbook EB001 cuenta con una pantalla de 6 pulgadas y una batería que permite la lectura de 8.000 páginas. El precio de partida es de 249 euros, IVA incluido, al que se añade 120 libros gratis y los adelantos de 30 novedades.

La apuesta de Airis llega directamente para la campaña de Navidad, que podría convertirse en el último impulso para la industria de los libros electrónicos. De hecho, Gartner considera que 2010 arrancará como el año de la ebookmanía, especialmente en la campaña vacacional.

Frente al ya explotado y convencido mercado estadounidense, el español es aún un espacio ligeramente incógnito para la industria de los ebooks. La llegada del popular Kindle al país y las apuestas locales podrían ayudar a acabar de dinamizarlo.

siliconnews
Leer más!

Intel crea un eReader para ciegos

Intel crea un eReader para ciegosLas personas ciegas o con serias deficiencias visuales podrán apuntarse a la moda del 'e-book' a partir de ahora gracias al nuevo 'e-reader' de Intel.

La compañía tecnológica ha desarrollado un dispositivo capaz de leer libros electrónicos y de convertir en audio cualquier tipo de texto escaneado previamente mediante un sistema de reconocimiento de caracteres.

El 'e-reader' de Intel puede significar el acceso a una cantidad infinita de contenidos impresos antes inaccesibles para las personas ciegas. Fácil de usar, portátil y discreto, el dispositivo toma imágenes de cualquier texto impreso, digitaliza el contenido y lo reproduce después en audio mediante la combinación de una cámara de alta resolución y un procesador Intel Atom.

Desde Intel destacan la independencia que da este dipositivo a sus usuarios, ya que les ayudará de forma significativa en su día día al facilitar cualquier tarea laboral o escolar.

Este 'e-reader' está especialmente diseñado para personas con diferentes grados de discapacidad visual por lo que, además de permitir un manejo exclusivamente táctil y de ofrecer menús de voz, está también preparado para que las personas con una visión muy deficiente puedan aumentar el tamaño del texto todo lo que deseen.

Además, con una memoria de 4GB permite almacenar el contenido digitalizado para escucharlo en otro momento o marcar los documentos favoritos para acceder a ellos con mayor rapidez. Por último, algunas de sus características más llamativas son su capacidad de diferenciar columnas y páginas y la posibilidad de moverse por el texto.

EUROPA PRESS
Leer más!

Los archivos PDF llegan a Kindle

Los archivos PDF llegan a KindleCon la ingente cantidad de lectores eBooks que está poblando el mercado es natural que Amazon sienta una cierta amenaza de la hegemonía que tiene actualmente con su línea de productos Kindle. Por ello está aflojando la soga con ellos en lo relativo al soporte de formatos sin protección DRM, como por ejemplo PDF, que ha sido introducido en la última actualización de software, que, además aumenta un 85% la autonomía.

Justo a tiempo para las vacaciones navideñas y viendo la dura competencia que le está plantando el resto de compañías, incluyendo Barnes & Noble con Nook, Amazon ha decidido ofrecer PDF como formato soportado de manera nativa y ha conseguido mejorar la autonomía del mismo nada menos que un 85%. Se dispondrá de hasta una semana de autonomía con conexión inalámbrica activa.

Si se desactiva la conectividad inalámbrica, se seguirá disponiendo de las 2 semanas de autonomía que ofrecía anteriormente. Dicho aumento en batería se ha conseguido tras un largo programa, 6 meses, de pruebas. Además de ello, el soporte de PDF como formato nativo abre las puertas a multitud de archivos tanto personales como profesionales que podrán ser leídos sin necesidad de convertirlos.

Todos los Kindle nuevos llegarán con la versión nueva de firmware y dichas mejoras. Sin embargo los modelos ya vendidos recibirán dicha actualización de manera automática cuando conecten la conexión inalámbrica. De momento sólo hay constancia de la actualización para el modelo original Kindle, aunque el soporte PDF seguro que acaba llegando a todos los modelos.

Antonio Moreno | muycomputerpro
Leer más!

Alertan de riesgo de piratería para el libro electrónico

Un grupo de expertos ha alertado de que un incremento en la venta de libros electrónicos que no vaya acompañado de un crecimiento de la oferta de contenidos literarios digitales producirá que los usuarios recurran a la piratería para descargar las obras en sus dispositivos.

El III Foro Internacional de Contenidos Digitales (FICOD) ha reunido a representantes del sector que han manifestado puntos de vista muy diferentes acerca del futuro del libro electrónico, aunque todos han coincidido en que las editoriales tienen que ponerse las pilas para entrar en el mercado digital.

El director de Google Books España, Luis Collado, ha explicado que se vive un momento de riesgo porque la electrónica está empezando a ir "demasiado por delante" de la oferta de contenidos.

"Es un enorme riesgo que hemos vivido en otros sectores. Como la gente empiece a tener dispositivos de lectura y no tenga oferta a la que acceder, indirectamente estaremos fomentando la piratería", ha sostenido.

Collado, que considera que los libros electrónicos actuales son la "prehistoria" de los dispositivos que existirán en el futuro porque sólo permiten leer algunos formatos y únicamente en blanco y negro, ha afirmado que un usuario de "ebook" puede acceder a contenidos de dominio público, pero no a la última novela de Stieg Larsson.

El directivo de Google Books ha reconocido que la oferta literaria digital ilícita ya existe, aunque el acceso a ella no se ha masificado como en la música.

Para Juan González, director general de Grammata, el sector editorial llega ya tarde a la adaptación a la era digital y se halla sumido en una "empanada de cómo digitalizar, vender y tramitar los derechos de autor".

Desde Telefónica Móviles, Roberto Porras destaca que a la gente le gusta el dispositivo de tinta digital porque "la experiencia de lectura es muy buena", aunque una vez que se compra "es difícil saber qué hacer con él".

Los participantes en el debate han coincidido en que en España la ley tiene que cambiar para proteger la propiedad privada de las creaciones artísticas, también en internet.

Collado ha sostenido que el marco regulatorio actual "no fomenta para nada la digitalización y el acceso a contenidos digitales".

El director general del servicio de autopublicación en internet Bubok, Ángel María Herrera, ha dicho que de momento no existe una demanda real de libros electrónicos por parte de la ciudadanía, pero que en el futuro él aboga por un acceso gratuito a la literatura, en un modelo de negocio en el que los autores obtengan beneficios por vías distintas a la venta de sus obras.

Por contra, la directora general del Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO), Magdalena Vinent, ha indicado que no cree en un modelo de gratuidad, pero sí en una oferta amplia con un precio razonable.

EFE
Leer más!

Boox, libro electrónico para leer a la luz del sol

Boox, libro electrónico para leer a la luz del solLlega al mercado español el Boox, el único libro electrónico para leer 30.000 textos con una pantalla táctil de 16 niveles de grises y sin brillos, y con un menú en castellano, según han presentado los responsables de Woltex, empresa distribuidora en España y Portugal.

El Boox vale 399 euros (IVA incluido), aporta una diferencia sustancial con respecto a los otros "e-readers" (libros electrónicos): la conexión "wifi" y su pantalla de tonos grises (16 bytes) y en la que se escribe con un "lápiz digital".

El uso del puntero es obligatorio en detrimento del dedo que se usa en otros componentes electrónicos para, por ejemplo, pasar las páginas de libros o navegar de una página a otra, ya que, como explicaron los directivos de marketing y ventas de Wortex, se debe a que la pantalla es de tinta electrónica.

En el acto se organizó una videoconferencia con la compañía Onix Internacional -entre las cinco primeras del mundo- desde China, para presentar los dos modelos de libro electrónico que Wortex está distribuyendo ya en España y "a primeros de mes" en Portugal al mismo precio.

Se llaman Boox y Boox-S. El Boox-S es el hermano pequeño de Boox que incorpora los mismos componentes de "software" -Linux y aplicaciones- y "hardware" pero la pantalla no es digital ni tiene "wifi", y por lo tanto es más económico: 299 euros (IVA incluído).

Estos puntos fuertes son en los que los distribuidores de Boox en la Península han insistido y también en la portabilidad que facilita al usuario descargar a través de la conexión "wifi" cualquier libro, en cualquier idioma, en cualquier parte del mundo.

El Boox, que pesa 298 gramos (con la funda, unos 360 gramos) mide 198 milímetros x 121 milímetros y 11 milímetros de grueso, es una herramienta para los seguidores de las últimas tendencias en materia de tecnología así como los lectores, entre ellos, los más jóvenes, y también abogados o médicos, según confirma Wortex.

La finalidad de Boox es "reproducir libros" en diversos soportes digitales y que puede ser usado gracias a su pantalla anti-reflectante de 6 pulgadas bajo la luz del sol o de una lámpara, aspecto que con la pantalla LCD de otros "e-books" no se puede llevar a cabo.

Este factor lo acerca al concepto de libro tradicional y por otro lado incorpora un mp3, con el que se puede escuchar música mientras se lee, o un cuaderno de notas virtual que reemplaza a la libreta de hojas de papel.

Por los contrario no se pueden ver vídeos y en consecuencia no se puede navegar por las webs que incorporen vídeos, pero sí leer hasta 30.000 libros -32 GB de memoria externa-, según los distribuidores.

A ello se suma que el usuario de Boox, un "equivalente o sustituto del libro de papel", según Wortex, puede estar leyendo durante 8.000 horas seguidas o "más de una semana y media" sin que se apague.

Y si ello ocurriese y además el lector hubiese estado tomando notas mientras leía, las anotaciones quedan almacenadas de forma automática y se recuperan al recargar la batería del Boox que tarda unas dos horas y media desde un ordenador portátil o la corriente eléctrica.

EFE
Leer más!

Woxter Scriba 150, nuevo lector de libros electrónicos

Woxter Scriba 150, nuevo lector de libros electrónicosWoxter Scriba 150 es un nuevo reproductor de libros y ejemplares electrónicos con tan solo 170 gr. de peso, superportátil, ultracompacto, ligero y práctico: una nueva forma de entender la lectura.

Con una interfaz cómoda e intuitiva, la transferencia de datos es eficaz y muy rápida gracias a su conexión miniUSB; además con sólo conectar el Woxter Scriba 150 al PC y entrar en www.lalibreriaelectronica.com, el usuario podrá descargarse en tan sólo unos segundos los libros digitales y los audiolibros que más le gusten.

Con dos modelos disponibles (en color blanco y en negro), posee niveles de zoom, una ruleta avanza páginas, varios niveles de grises, botonera lateral de marcación rápida, posibilidad de leer en vertical u horizontal según archivo, entre otras funciones…

Además, soporta formatos de audio MP3, ideal para disfrutar de un audiolibro y descansar la vista, o poder escuchar música mientras se leen las noticias.

Incluye tarjeta de memoria SD de 2 GB con 3.000 libros electrónicos precargados, batería de litio recargable (más de 7.000 páginas sin necesidad de recargar la unidad), auriculares y funda magnética protectora.

noticiasdot.com
Leer más!

El primer lector de libros electrónicos para niños

Lanzan el primer lector de libros electrónicos para niñosLa taiwanesa Aiptek International anunció hoy el lanzamiento del primer libro electrónico en color para niños, que dispone de 1 GB de memoria y puede albergar hasta 50 libros.

El libro electrónico puede leer los libros en voz alta y está diseñado para animar a los niños a leer libros, dijo el presidente de Aiptek, Chen Chen-tien, en conferencia de prensa.

El libro electrónico ("e-book") se vende a unos 200 dólares con 20 libros con ilustraciones a todo color, señaló Chen.

Los usuarios pueden descargar nuevos libros al 70 por ciento del precio de los libros impresos, señala la empresa en su página web.

El dispositivo también se puede utilizar como un álbum electrónico de fotos, posee una resolución de 800 x 600 pixeles en una pantalla TFT de 8 pulgadas, así como también la posibilidad de girar automáticamente el sentido de la pantalla.

Taiwán, que concentra buena parte de la fabricación de libros electrónicos para empresas internacionales, está desarrollando ahora sus propios productos del sector.

EFE
Leer más!

Lectores de libros electrónicos

Lectores de libros electrónicosLa creciente demanda de lectores de libros electrónicos augura una revolución en la forma en la que se accederá a las novelas y a los libros de texto.

Hace no demasiado tiempo los melómanos comenzaron a observar con melancolía sus extensas colecciones de discos. Interiorizaban la certeza de que estaban destinadas a desaparecer con la llegada del formato MP3 y los aparatos portátiles capaces de reproducirlo. Aquellas estanterías llenas de vinilos y discos compactos se iban a ver pronto condensadas en reproductores como el iPod. Ahí cabía toda la música.

Los bibliófilos también podían presentir que tarde o temprano sus bibliotecas pasarían por el aro de la digitalización. Por aquel entonces ya comenzaban a destacar diversas iniciativas centradas en la digitalización de las obras libres de derechos de autor, como el Proyecto Gutenberg, para ofrecerlas gratuitamente en la Red. Unos años más tarde se presentó la iniciativa Google Print, por la que el buscador se propuso digitalizar 15 millones de libros en 10 años.

Un cambio largamente esperado

A diferencia de lo ocurrido con la música, el cambio de formato en el mundo de las letras está tardando más de lo previsto. Si bien la calidad de una canción apenas merma del CD al MP3, todavía resulta mucho más cómodo leer sobre papel que sobre pantallas convencionales (en el móvil o en el ordenador). Pero la llegada de los primeros lectores de "tinta electrónica", liderados por el dispositivo Kindle de Amazon (el que para muchos será a los libros electrónicos lo que el iPod a los reproductores digitales de música), empieza a resquebrajar buena parte de los prejuicios y reticencias.

Un libro electrónico no deja de ser un ordenador barato, de un tamaño similar a un libro fino y pequeño, pero que no tiene una pantalla convencional, sino una de 'tinta electrónica', que no cansa la vista y que apenas se parece a una convencional. Las pantallas LCD de los ordenadores emiten luz y ofrecen poca definición porque la imagen se está generando continuamente: da igual que estemos viendo un vídeo o leyendo un documento, siempre se están regenerando decenas de veces por segundo. Las pantallas de "tinta electrónica" están compuestas de multitud de bolas de un color por cada lado que giran en función de la imagen que quieran mostrar (como un mosaico en las gradas de un estadio). Así, la imagen es estática hasta que pasemos de hoja, lo que redunda en una vista más descansada y en un consumo ínfimo de batería (sólo gasta cuando muestra otra hoja, esto es, cuando cambia la orientación de las bolas).Un libro electrónico puede funcionar semanas sin necesidad de recargar electricidad.

El negocio de Kindle

El resultado final son aparatos como Kindle, que comercializa el gigante del comercio on line Amazon (299 dólares, unos 215 euros); Papyre, que vende la empresa española Grammata (299 euros); Reader de Sony (entre 350 y 500 euros según modelos) o iRex Iliad (550 euros). Tienen el aspecto, el peso y las dimensiones de un libro de tamaño medio, pero son pequeños ordenadores planos con una pantalla y unos pocos botones para manejarla. Estos y otros dispositivos comercializados al gran público han generado en Estados Unidos y los países del norte de Europa un gran apetito por la literatura electrónica.

De repente, la demanda de versiones digitales de los libros que se encuentran en las librerías se ha disparado, para sorpresa de las editoriales que poseen sus derechos. En el mundo editorial anglosajón la respuesta ha sido rápida y se ha acordado un modelo de negocio cerrado en el que se vende el lector Kindle con la condición de que se compren los libros sólo por el canal oficial y con sistemas anticopia. Con posterioridad, Amazon y los demás fabricantes de lectores reparten beneficios con las editoriales según el volumen de ventas. Es un modelo calcado al que Apple aplica a su reproductor de música iPod y su tienda iTunes Music Store.

El principal inconveniente: reduce las alternativas de compra de libros fuera de los servicios indicados. La gran ventaja es que ha servido para disminuir los recelos de las editoriales y lograr que se avinieran a digitalizar sus libros. Sin ellos, de poco sirven los aparatos lectores. Así, la oferta en inglés de libros electrónicos es amplia y actual, aunque se echan de menos multitud de títulos clásicos. Incluso Google está intentando entrar en el negocio apoyándose en el lector de Sony y ofreciendo su propio catálogo de obras, llamado Google Libros.

En el ámbito editorial hispano, sin embargo, los cambios se producen mucho más despacio y las reticencias continúan imperando. Los fabricantes del Papyre están llegando a acuerdos con editoriales españolas, según declararon en una entrevista en junio de este año a CONSUMER EROSKI, pero la oferta sigue siendo pobre de momento, aunque la demanda crece día a día.

El cambio promete ser un 'boom' como lo ha sido el de la música digital, pero del mismo modo promete traer muchos problemas de derechos de autor y control de la difusión de contenidos. En estos momentos ya circulan por redes con las del Emule o Bittorrent centenares de miles de libros compartiendo espacio con las canciones, las películas y las series.

Algunas tiendas de libros electrónicos

Bubok es un servicio web que permite tanto la edición como la venta de libros electrónicos. Cuenta con un catálogo corto por el momento, pero con algún autor interesante como Alberto Vázquez Figueroa, de que ofrece casi todas sus obras. El precio ronda los 1,20 euros por la descarga en formato PDF.

Mi elibro es otra plataforma que permite tanto la compra de libros digitales como de su versión en papel. Dispone de un catálogo más amplio que Bubok pero también limitado. El precio de sus títulos ronda los seis euros y se descargan en formato PDF con sistemas anticopia.

•El Proyecto Gutenberg tiene una vocación pública, se puede colaborar libremente y se financia con las aportaciones de sus usuarios. Su objetivo es digitalizar la totalidad de obras escritas que se encuentran bajo el dominio público para distribuirlas gratuitamente. En lengua castellana ofrece una recopilación de títulos que incluyen a Pérez Galdós, los clásicos del Siglo de Oro, con el Quijote a la cabeza, o la obra de Blasco Ibáñez.



Es un dispositivo que permite leer y almacenar libros en versiones digitalizada. Usa una tecnología de tinta electrónica que permite una lectura muy similar al formato de papel.




Consumer.es
Leer más!

El renacer de los libros electrónicos

El renacer de los libros electrónicosEl papel persiste como principal soporte para la lectura, pero este panorama puede cambiar si triunfa de una vez por todas la tinta electrónica y, por ende, los aparatos lectores de dicho formato. Las expectativas creadas ante la aparición a finales del año pasado de Kindle, el lector de libros electrónicos de Amazon, unidas al lanzamiento de otros dispositivos similares, están sirviendo para que los usuarios den una nueva oportunidad a una tecnología de lectura que no termina de cuajar a pesar del crecimiento de la oferta de libros digitales.

El libro electrónico es una de las eternas promesas que la industria tecnológica y la editorial vienen proclamando desde hace diez años. Sin embargo, en el mercado no termina de imponerse. Básicamente, los usuarios se encuentran con dispositivos portátiles lectores de libros electrónicos de excesivo precio y que reproducen una cantidad muy limitada de formatos de archivo (no hay que olvidar que el libro electrónico es en sí mismo un archivo de texto), así como con un catálogo reducido de títulos a un precio cercano a la versión en papel. Debido a esto, la demanda de libros electrónicos es escasa, aunque en los últimos meses diferentes iniciativas están haciendo que resurja con fuerza la demanda de aparatos lectores.

Productos caros y con poca oferta

Los clientes potenciales del libro electrónico son personas aficionadas a la lectura que ven en la comodidad del transporte y almacenaje de cientos de libros dentro de una simple tarjeta de memoria una de sus principales ventajas, con lo que en principio no debería haber problemas para tener un mercado sólido, más teniendo en cuenta que los avances en la tinta electrónica le han dado mucha calidad de definición.

Sin embargo, el problema fundamental del libro electrónico es precisamente la actitud de las editoriales a la hora de crear un mercado del libro digital. Éstas publican ediciones electrónicas a precios muy altos y con restricciones del tipo DRM. Empresas pioneras en la creación de estos dispositivos, como las compañías japonesas Sony y Panasonic, han fracasado en diversas ocasiones por la falta de colaboración editorial. Además, algunos expertos consideran que la redistribución en los porcentajes de la venta de libros electrónicos debe variar para que el autor salga más beneficiado que hasta ahora, lo cual afectaría al negocio editorial.

De todos modos, las tendencias respecto al futuro del libro electrónico también vienen marcadas por la conexión a Internet para la compra y descarga de títulos, la disponibilidad de los mismos y el desarrollo de un software social que permita hacer anotaciones compartidas, así como la dotación de funcionalidades táctiles y multimedia en los aparatos.

Kindle de Amazon

Kindle es un dispositivo portátil para el almacenaje y lectura de libros electrónicos lanzado por la tienda Amazon en noviembre del año pasado. Cuenta con una pantalla de tinta electrónica y posee conectividad a Internet mediante redes 2.5 G, aunque limitada únicamente para poder acceder a la tienda "online" de Amazon para comprar y descargar libros.

Actualmente, el catálogo de libros disponibles para Kindle es de 100.000 títulos, además de versiones especiales de los periódicos y blogs más populares, entre ellos el New York Times. Su peso es de 300 gramos y, según el fabricante, la batería puede durar hasta 30 horas de lectura continua. El precio es de 399 dólares y cada libro tiene un precio medio de 10 dólares.

Papyre 61

Papyre es un libro electrónico distribuido por la empresa española FacThor Innovación, que dispone de una tienda "online" para la venta de contenido asociado al dispositivo. Los formatos que lee Papyre son los más comunes, es decir: PDF, TXT, RTF, DOC, HTML e incluso puede reproducir formatos como MP3 y JPG. Aunque cuenta con una memoria interna de 512 megabytes, es posible insertarle una tarjeta SD de hasta cuatro gigabytes.

Según el fabricante, la batería es capaz de mostrar hasta 10.000 páginas antes de que se agote. Esta larga duración se debe a la utilización de diferentes intensidades de tinta electrónica para la visualización de los textos. La pantalla tiene unas dimensiones de seis pulgadas y una resolución de 600 x 800 píxeles y cuatro niveles de grises. El dispositivo tiene un peso de 200 gramos y unas dimensiones algo menores que un folio A4. El precio es de 350 euros.

iRex iLiad

iRex iLiad es un dispositivo que permite la lectura electrónica así como la edición de documentos. En España está comercializado por Leer-E, una empresa pionera en vender el aparato junto con una oferta de contenidos. Leer-E dispone de un catálogo "online" de más de 500 títulos en castellano y prevé alcanzar los 2.000 para antes de final de año.


El dispositivo es capaz de visualizar documentos en formato PDF, HTML, TXT y RTF. Sus dimensiones son aproximadas a un tamaño A5 y cuenta con un preso de 390 gramos. La pantalla de tinta electrónica tiene un tamaño de ocho pulgadas y una resolución de 768 x 1024 píxeles con 16 niveles de grises. Para poder incrementar su memoria de almacenamiento cuenta con varias ranuras de tarjetas de memoria tipo CompactFlash y MultiMediaCard. También cuenta con conectividad wifi y puerto de red del tipo LAN. Aunque la pantalla no es táctil, su manejo se hace mediante una pluma, al igual que una tableta gráfica. Está disponible desde los 499 euros en la versión sin conexión wifi.

ANTONIO DELGADO | consumer.es
Leer más!

¿Es buen momento para comprar un e-reader?

¿Es buen momento para comprar un e-reader?En los últimos meses se han puesto en marcha en todo el mundo diferentes iniciativas para impulsar el libro electrónico, con Google en el centro de la polémica. A la vez, han salido al mercado diferentes dispositivos como Kindle, el lector de libros de la tienda on line Amazon, o Nook, la novedad de la editorial Barnes and Noble. Mientras tanto, las grandes cadenas de librerías y las editoriales trabajan para adaptarse al nuevo canal de venta y poder crear un modelo de negocio basado en las copias digitales. ¿Es ya momento de comprar un e-reader o el usuario notará falta de títulos en castellano e ineficiencia en las ventas? Un dato revelador de la inmadurez del negocio es que mientras el IVA del libro de papel se mantiene en España en el 4%, en el electrónico sube al 16%, ya que no tiene consideración de objeto cultural.

La pauta más recurrente en la historia del libro electrónico es el fracaso. Desde que a principios de los años setenta del siglo pasado comenzaran a desarrollarse diferentes iniciativas para digitalizar publicaciones, la mayoría de las propuestas se han saldado con un estrepitoso fiasco. La falta de una tecnología adecuada, como la tinta electrónica, la insuficiencia de mercado y la ausencia de dispositivos optimizados han sido varios de los factores que han favorecido el divorcio entre los lectores y el soporte electrónico.

Sin embargo, en los últimos años los avances tecnológicos en dispositivos, soportes y mercados, con el éxito de tiendas de libros on line como Amazon, han invertido la viciada tendencia a la baja y todo indica que tal inversión es definitiva. Se estima que en dos años el 15% del negocio de las editoriales se hará a través del canal digital. Para 2019, se espera que los "e-books" o libros electrónicos superen en ventas al soporte tradicional en papel.

En España, la empresa Grammata es la única del mercado que cuenta con un aparato de lectura de libros electrónicos junto con una tienda de libros on line, un modelo que se sigue en la mayoría de los casos. El dispositivo Papyre 6 tuvo una cifra de ventas de 4.500 unidades en 2008, mientras que en 2009 prevé cerrar el año con más de 50.000 dispositivos vendidos, gracias a sus acuerdos de comercialización con grandes superficies y distribuidores. Es una muestra de los cambios ocurridos, aunque quizá demasiado despacio.

Poca oferta en castellano

Los e-reader están en sus inicios y su futuro comercial se desconoce. Hay pocos títulos en castellano, y muchos menos en gallego, catalán, valenciano y euskera. La tienda de Amazon apenas dispone de obras en inglés y la oferta en idiomas peninsulares es, en su mayoría, es gratuita y se debe a diferentes instituciones públicas. Destacan los clásicos, pero poca literatura actual.

Algunos de los negocios de venta de libros son Mielibro, que ofrece publicaciones a precios entre 15 y 25 euros; Todoebook, que se centra en ediciones prácticas; o Luarna, con autores y precios variadosos, más moderados. Estas plataformas disponen de títulos poco relevantes, ya que las grandes editoriales de momento se resisten a entrar en el mercado, tanto por temas comerciales como legales.

ANTONIO DELGADO | consumer.es
Leer más!

Nuevas formas de vender libros: del papel al e-book

Nuevas formas de vender libros: del papel al e-bookLos expertos vaticinan que el futuro pasa por el advenimiento de los formatos digitales. Los e-books o lectores pantalla de tinta electrónica están transformando el paradigma editorial.

​Los analistas vaticinan que el 50% de los amantes de la lectura utilizarán e-books en 2015. Estos nuevos formatos electrónicos crean una industria paralela a la edición en papel y que ya alcanza el 8% del sector editorial español, según el Ministerio de Cultura.

​Sin embargo, la lectura en teléfonos móviles también aparece como nueva forma de expansión del libro. Una de cada cinco descargas de contenido para Iphone ya son libros digitales.

​Frente a tanta tecnología punta, aparecen estrategias tradicionales de comercialización, donde se prima la localización frente a la ubicuidad. Hablamos, por ejemplo, de las novedosas máquinas de vending de libros, que se sitúan junto a los expendedores automáticos de refrescos o chocolatinas en estaciones de Metro o autobús.

​Toda idea es poca para vender y difundir un artefacto, antiquísimo, como es el libro, y que proporciona un placer milenario que nos define como seres humanos: la lectura.

lainformacion.com
Leer más!